5 consejos para fabricantes que se dirigen directamente al consumidor

 

Pasar a la venta directa al consumidor (D2C) conlleva muchas preguntas, ya que te alejas de un modelo estrictamente B2B. Sigue leyendo para obtener consejos y profundizar en lo que supone establecer un sitio de comercio electrónico D2C.

Los fabricantes tienen una gran oportunidad de aumentar las redes de distribuidores con su propio sitio de comercio digital. Ir directamente al consumidor (D2C) crea relaciones duraderas con las marcas que los clientes anhelan e impulsa el crecimiento: Más de la mitad de los consumidores tienen la intención de hacer una compra cuando visitan el sitio web de un fabricante. 

Pero un sitio de comercio electrónico D2C va más allá de ser otra forma de vender productos. Aumenta el conocimiento de la marca y transforma las experiencias. Los fabricantes pueden utilizar sus profundos conocimientos sobre el tema para crear contenido que genere credibilidad, establezca confianza y diferencie la experiencia de la marca. Un canal D2C también permite experimentar con líneas de productos específicas. Y tiene menos coste que pasar por los distribuidores. 
 
Estos son algunos consejos que te ayudarán a dirigirte directamente a tus consumidores:
 

 

  1. Complementar las asociaciones B2B existentes

Considera los posibles conflictos que puedan ocurrir en tu canal y piensa en formas de minimizarlos. Comunica con antelación tus objetivos y tu estrategia D2C, de esta manera abre la puerta a trabajar juntos de nuevas maneras, desde reimaginar las estrategias de gestión del canal hasta crear nuevas asociaciones. 

 

 

  1. Diferénciate con un enfoque centrado en el cliente y en la marca

El contenido y las experiencias acercan a los consumidores a tu marca. Todo lo que hagas debe apoyar el viaje del consumidor, desde el descubrimiento hasta la fidelidad, con compromisos regulares y personalizados. Considera tu canal D2C como tu core business. Llénalo de historias detalladas de productos, descripciones y vídeos explicativos.

 

  1. Actualiza tus operaciones y el cumplimiento para acomodar las ventas D2C

Asegúrate de que los clientes tengan una gran experiencia cuando hagan una compra en tu sitio D2C. Subcontrata partes de la cadena de suministro para gestionar los envíos individuales y las consultas de los consumidores. O bien, actualiza tu infraestructura y operaciones existentes para gestionar los pedidos individuales trabajando con socios de cumplimiento de terceros. También puedes reforzar tus relaciones con los transportistas para obtener un descuento en las tarifas de envío para compensar el alto coste de la entrega de última milla. 

 

  1. Profundiza en la relación con tus clientes

La mejor experiencia que tienen los consumidores en cualquier lugar es la que esperan en todas partes. La confianza en la la marca que fabrica el producto es el segundo factor más importante a la hora de comprar una nueva marca.  Haz que participen con mensajes y experiencias -desde el contenido hasta las interacciones de servicio- que garanticen la satisfacción, en todos los canales. 
Innova continuamente para que tu compromiso satisfaga mejor las necesidades del consumidor y del mercado.

 

  1. Desarrolla una visión clara con indicadores clave de rendimiento (KPI) 

El D2C es una inversión en tecnología, recursos y tiempo. Unos KPI claros (más allá de los objetivos de ventas), como la repetición de la compra, la fidelidad y la satisfacción del consumidor, deben coincidir con los objetivos generales de tu empresa. 
 
¿Qué puedes hacer para desarrollar una estrategia D2C con el tiempo? Empieza poco a poco con productos limitados y piensa en iniciativas y métricas estratégicas. Esta es tu oportunidad de potenciar la relación con tu marca que desean los consumidores. ¿Estás preparado para pasar al D2C? Profundiza en los pasos que debes dar para acercar tu marca a los consumidores.

 

 

Contacta con nosotros

Hola!