Cómo puede el equipo de IT ayudar a preparar la implementación Salesforce

Una de las mejores inversiones de tiempo y esfuerzo que pueden hacer los responsables de IT es optimizar la preparación para la implementación Salesforce. 

Después de miles de implementaciones, Salesforce ha detectado que una de las mejores inversiones que pueden hacer el equipo de IT es dedicar tiempo a preparar la implementación Salesforce. Esto parece sencillo y obvio, pero no siempre es fácil, y a menudo es un elemento que se pasa por alto en un proceso que tiende a centrarse en gran medida en la tecnología. 

Comenzar una implementación sin una preparación y una planificación adecuada a menudo tiende a complicar el proceso, que pueden requerir una revisión costosa y que requiere mucho tiempo. Una preparación adecuada garantiza el éxito a largo plazo y ayudará a tu negocio a obtener los resultados esperados más rápidamente. 

Estos son los consejos de Salesforce:

1. Alinearse en torno a una visión transversal como plan para el éxito

Como ya sabrás tener una visión clara es fundamental para el éxito. Desgraciadamente, no todas las empresas dedican el tiempo necesario a asegurarse de que todas las partes interesadas están alineadas y participan en esa visión. Hablar con las partes interesadas para entender los objetivos y crear una visión que se alinee con sus objetivos deseados garantiza la confianza de los empleados.

Sin embargo, con las ganas y entusiasmo de ofrecer la nueva tecnología a los usuarios, los equipos de IT a menudo omiten o no invierten el suficiente tiempo en dicha alineación lo que conduce a la resistencia y/o a la baja adopción, todo lo cual conduce a la repetición del trabajo y obstaculiza el valor del negocio.

La mayoría de las organizaciones que logran el éxito en su implementación llevan a cabo un “roadshow” interno para impulsar la alineación, crear entusiasmo y obtener comentarios.

Las implementaciones más exitosas vienen precedidas de una organización colaborativa y colectiva a corto y largo plazo. En esta organización se incluyen métodos reales para alcanzarla, creando un plan para todos los equipos, incluidos los usuarios finales, los ejecutivos, los equipos técnicos y las operaciones comerciales. 

2: Vincula tus métricas a resultados  tangibles

Para alinear las métricas con resultados claros, Salesforce aconseja centrarse tanto en el “rendimiento” exacto (volumen) como en la “velocidad” exacta (la rapidez con la que se procesan las solicitudes). De esta manera determinaremos mejor si se ha alcanzado el éxito y en qué medida. 

Muchos equipos de IT suelen equiparar la entrega de tecnología o la puesta en marcha con el éxito, pero la puesta en marcha es sólo el inicio. La elección de las métricas y los resultados adecuados es fundamental, pero la la implementación es sólo el comienzo del viaje de tu organización con Salesforce. 

Las métricas y los resultados ayudan a la organización a entender cómo es el éxito, y a alinearse con resultados empresariales claros que puedan ser objeto de seguimiento, medición y gestión. Esto significa identificar la métrica correcta y gestionarla a medida que el proyecto evoluciona, ya que es necesario medir diferentes métricas en diferentes etapas de la implementación.

Por ejemplo, cuando una plataforma se pone en marcha por primera vez, el éxito se mide por el simple uso de las capacidades. A medida que aumenta la adopción, el éxito puede medirse por el uso correcto de las capacidades y la generación de datos fiables. Con las métricas y los resultados correctos, se pueden identificar los proyectos y las prioridades más importantes para lograr esos resultados deseados.

3: El cambio es inevitable, así que hay que planificarlo

Tener una visión y establecer métricas es importante, pero ¿Cómo se puede garantizar que esos resultados se consigan con todas las partes interesadas remando en la misma dirección y hacia el mismo objetivo? Es fundamental crear y ejecutar una hoja de ruta detallada para coordinar el trabajo de todos. 

La hoja de ruta ayuda a los participantes del proyecto a mantener el rumbo, priorizar las actividades y, en definitiva, avanzar más rápido. Muchos proyectos tienen hojas de ruta pero no son lo suficientemente detalladas como para incluir a todos los equipos involucrados en el proyecto.

Una hoja de ruta detallada debe incluir no sólo lo que los equipos están haciendo y cuándo, sino todos los resultados de las partes interesadas, incluida la formación, la gestión del cambio y los cambios en el modelo operativo de la organización. De este modo, queda claro el impacto de los resultados en todas las partes interesadas, incluidos los líderes empresariales, los equipos de soporte y los usuarios finales, entre otros.

4: Establecer estrategias para mejorar la velocidad y la toma de decisiones

Incluso con la planificación adecuada, vivimos en un mundo dinámico en el que las necesidades del negocio y las condiciones del mercado evolucionan. Esto se ha evidenciado en los últimos 11 meses con el  COVID-19.

Cuando se hace correctamente, las estrategias proporcionan estabilidad para garantizar que se siguen las mejores prácticas en el momento adecuado, lo que permite innovar continuamente. Establecer la estructura adecuada para la organización impulsa la responsabilidad en el proyecto. De esta manera todos los trabajadores se implicarán para identificar futuras características y lanzamientos, lo que le ayuda a ofrecer más valor a los usuarios finales y a la organización.

Comenzar la implementación con una planificación detallada y colaborativa será un componente vital para lograr el éxito. Con una visión, una métrica y una hoja de ruta, los equipos del proyecto pueden alinearse en las decisiones clave de la implementación, adoptar nuevas características rápidamente y  avanzar más rápido. 

¿A qué esperas para probar Salesforce en tu negocio? Contacta con nosotros y te enseñaremos cómo mejorar al máximo la confianza de tus clientes.